6/5/2019

Terremoto y destrucción de inmuebles, ¿Qué hacer?

Según un estudio desarrollado por el Instituto de Geofísica de la UNAM sobre los sismos ocurridos en México durante el Siglo XX, cada año se registran en el país más de 100 sismos con magnitudes mayores o iguales a 4.5. Además, ocurren alrededor de 5 temblores de magnitud mayor o igual a 6.5 cada 4 años, y se espera un terremoto con magnitud mayor o igual a 7.5 cada 10 años.

Sin embargo, el problema real es que cada siniestro deja invaluables pérdidas humanas, además de causar perjuicios considerables en las edificaciones. Por ejemplo, en el sismo del 19 de septiembre de 2017, se estima que 180,731 viviendas sufrieron daños y que más de 50 mil registraron daños totales.

En ese contexto, tanto dueños como arrendatarios de propiedades en condominios se plantean diferentes preguntas relativas al cómo actuar frente a un evento de estos; por lo que aquí les daremos algunas respuestas.

¿Qué hacer si se daña el inmueble, a qué entidad se recurre?

Los condóminos de la Ciudad de México –y de otros Estados- tienen la obligación de contratar una póliza de seguro para las viviendas y áreas comunes que las proteja contra cualquier tipo de daño, incluyendo factores naturales.

En el caso de la Ciudad de México, la Ley de Propiedades en Condominio de Inmuebles expresa en su artículo 9 inciso VIII lo siguiente:

La obligación de los condóminos de contratar póliza de seguro, con compañía legalmente autorizada para ello, contra terremoto, inundación, explosión, incendio y con cobertura contra daños a terceros, cubriéndose el importe de la prima en proporción del indiviso que corresponda a cada uno de ellos”.

Para hacer válida la póliza, el Administrador Condominal debe contactar a la aseguradora y solicitar un servicio de evaluación de daños, aportando el nombre del titular o número de póliza, dirección del inmueble, los bienes afectados y teléfono de contacto. Por lo tanto, lo primero que debe hacer el copropietario ante una situación así es acercarse a la administración para solicitar el trámite, que de seguro ya está en marcha.

En caso de que el condominio no cuente con el seguro, pero el dueño del inmueble si posea una póliza para su vivienda en particular, debe contactar directamente a la aseguradora. Por supuesto, cada copropietario deberá aportar a la reconstrucción de las áreas comunes en proporción al valor establecido en la escritura constitutiva. Si no puede hacerlo, es posible que se vea obligado a ceder sus derechos sobre las mismas.

La póliza puede cubrir desde pequeños daños hasta la pérdida total del condominio. Todo depende de la cobertura contratada. Pero, en cualquiera de los casos, representa una ayuda invaluable en tan difícil momento.

Finalmente, si no existe ningún tipo de seguro, el damnificado puede acercarse a los servicios de Protección Civil y a los representantes del Gobierno de la Ciudad de México y Estados, para reportar los daños y pérdidas de la propiedad, participar en el censo de afectados y tramitar la indemnización ofrecida por las autoridades. No será igual de alta a la de las aseguradoras, pero, sin duda, será de gran ayuda.

¿Qué sucede cuando el inmueble es rentado y resulta afectado?

Depende de la magnitud de los daños. Si el afectado es un arrendatario, este tiene la obligación de dar aviso al propietario, y luego a las autoridades de Protección Civil para que esta realice una inspección del inmueble y emita un concepto sobre las condiciones de habitabilidad.

Si el concepto es desfavorable, no queda más opción que romper el contrato sin el pago de cláusulas ni sanciones. No se puede olvidar que el Código Civil establece que el arrendador tiene la obligación de proporcionar el inmueble en adecuadas condiciones de habitabilidad, seguridad e higiene, por lo que es importante revisarlo posterior a cualquier evento.

En esta misma línea, los expertos añaden que un sismo es un evento fortuito que impide el uso adecuado del inmueble, por lo que es necesario cancelar el contrato y anular la renta siempre que los daños impidan la habitabilidad digna y segura. Por su parte, el dueño de la vivienda tiene la obligación de devolver el depósito, y el inquilino queda libre de la obligación de pagar el alquiler. Por supuesto, esto no aplica para los meses adeudados con anterioridad.

En lo que respecta a la responsabilidad de reparar los daños causados por el sismo, esta recae sobre el dueño, que es la persona que al final se beneficiará de las obras. Cuando estas obras son por daños menores y el inmueble es habitable, arrendatario y arrendador pueden llegar al acuerdo de no romper el contrato y arreglar una cuota más barata mientras estos son reparados, pues claramente disminuyen la calidad de su uso.

Sin embargo, si los daños son menores y el inquilino no quiere seguir viviendo ahí, por la razón que sea, debe pagar la renta y desalojar.

¿Qué exigir al momento de rentar?

Lo más importante al momento de rentar, especialmente en épocas inmediatamente posteriores a un sismo, son los informes de habitabilidad emitidos por una autoridad competente. Estos le darán al inquilino la tranquilidad de vivir en un lugar seguro que no fue afectado por el siniestro y que no comprometerá su vida.

En todo caso, tanto dueños como quienes rentan viviendas de la comunidad deben ponerse de acuerdo con la administración y exigir la contratación del seguro, aun cuando este represente un gasto adicional para sus bolsillos. Sólo la póliza puede garantizarles que no perderán todo el patrimonio trabajado durante años y que recuperarán parte o la totalidad de su vivienda.

Para que todos estén al tanto acerca de las evaluaciones a los inmuebles después de un sismo,  y haya un control de los gastos a efectuar, es importante que se cuente con un software administrativo, como ComunidadFeliz, que les permita mantener una comunicación constante y actualizada entre todos los residentes.

Equipo de ComunidadFeliz
Software de Administración de Edificios y Condominios
¡Paga fácilmente tus gastos comunes!
Prueba gratis ComunidadFeliz
Compartir

Comentarios